¡Ojo al retrovisor! El peso del pasado en el futuro