Los datos luchan, la información coopera