La incertidumbre también se mide en Internet