¿De la alquimia a la econofísica?