Internet Economy (III): Nuevo cuerpo, nuevas ropas