Innovación frustrada: gatopardismo, disfraces y desenfoques