I+D: ¿sabemos de qué hablamos?