Final de la pesadilla: el abrazo del oso