¿Economía para sufrir o para crear?