Economía mundial: No hay descarrilamiento pero sí curva peligrosa