Economía global: Tensa estabilidad