Desempleo: ¿Dolencia secular?