Austeridad y crecimiento: ¿ingredientes antagónicos?